HISTORIAS PARA NO DORMIR

Una de las mayores sorpresas que ofrece la oferta gastronómica de Anaga es sin duda el restaurante “Historias para no dormir” en el caserío de Taborno. Donde uno esperaría encontrar un guachinche o un clásico bar de pueblo sin demasiadas pretensiones, se esconde en realidad un magnífico restaurante francés con 9 años de recorrido, que cuida el detalle y que puede presumir de tener una de las cartas más interesantes de la isla.

El “Historias para no dormir”, casi más conocido como “el francés de Taborno” ofrece por 16,80€ un menú que se compone de una ensalada del chef (que cambia cada semana) y un segundo plato a elegir entre la siempre inspirada variedad de platos, que incluye exquisiteces poco frecuentes por estos lares, como ciervo, jabalí o faisán. El pan, agua y postre también están incluidos, estando
excluidas otras bebidas, café o vino.

Entre nuestros favoritos de la sorprendente carta podemos destacar, aparte de las deliciosas ensaladas, el jabalí con salsa cazadora, el quiche de salmón, el chuletón de cerdo a la Normadè, el fantástico thai de pollo o la paletilla de cordero en costra de hierbas, por citar solo algunos. Todo se sirve con maravillosas guarniciones, que son un placer de sabores y texturas.

Lo fantástico de este restaurante es que cada visita se convierte en una nueva experiencia y, en realidad, faltan vidas para probar todos esos “segundos”.Como nota diremos que aunque estos redactores (aun) no han podido catarlo, han oído maravillas sobre el gulash de ciervo.

Pese a la sofisticación de la oferta, no se preocupen que nadie se quedará con hambre. Nada de platos minimalistas: las raciones son generosas y si aun tenemos hueco la carta de contundentes postres caseros terminará por saciarnos.

Algunas recomendaciones para ir: debido a la alta demanda es imprescindible reservar con antelación (teléfonos debajo) incluso si es posible con varios días. Al hacer la reserva deben tener en cuenta que se les ofrecerá mesa en alguno de los dos turnos disponibles (alrededor de 13:15 y 15:15h). Aunque el segundo turno es el favorito de aquellos que quieren poner el broche final a una caminata por la zona, como a veces no hay muchas raciones disponibles por cada opción de la carta (suponemos que en ningún sitio de Canarias sobra el canguro), tengan en cuenta que en el segundo turno hay más posibilidades de que alguno de los platos (o postres) más atractivos se haya terminado. Si tienen algún antojo, recuerden llamar antes para que les reserven alguno (o atrévanse con alguno nuevo).
La carta incluye todo tipo de refrescos y una pequeña selección de vinos franceses (entre 15 – 18€ la botella).

Y ojo, aunque el menú incluye una (minoritaria) oferta vegetariana o sin gluten, es muy recomendable comentarlo al hacer la reserva, al igual que cualquier posible alergia, ya que siempre nos darán la opción de prepararnos algo a medida. Si no y debido a la gran demanda podemos encontrarnos con algún problema si se han terminado las opciones sin carne (en nuestro caso pasó con uno de los comensales y fueron tan amables de improvisarle un segundo plato vegetariano a medida, lo que es un buen ejemplo del interés por la experiencia del cliente).

El servicio del restaurante es atento (y célebremente estricto con las reservas: sean puntuales) y ayuda al cliente más indeciso con la famosa elección del segundo.

El “Historias para no dormir” se puede reservar para eventos tipo cumpleaños, aunque el máximo espacio que se puede obtener es para una mesa (interior) de unas 14 personas. No cierra en todo el año, pero solo está abierto de jueves a domingo y tengan en cuenta que no permite pagos con tarjeta de crédito.

Por último, hay que decir que aunque el local en sí está siempre impoluto y se han hecho esfuerzos por darle un toque acogedor, no puede deja de ser el interior de un antiguo bar de pueblo, por lo que no esperen quedar deslumbrados por las instalaciones (sinceramente, aquí se viene por la comida).

No obstante, su espectacular ubicación en medio del macizo de Anaga le convierte en un sitio ideal para culminar una visita a unas de las zonas más bonitas de Tenerife, con muchísimas opciones para caminatas y paseos por Anaga (y a unos 5 minutos a pie tienen el mirador sobre el Roque de Taborno).

En definitiva, un local imprescindible.
Que lo disfruten.

Datos del local:
Situación: Carretera Las Mercedes, s/n. Macizo de Anaga. Taborno.
Horario: De Jueves a Domingo de 13:00 a 15:45h
Facebook: https://www.facebook.com/francedetaborno
Teléfono: 922 690 227 / Móvil: 610 466 989 – 677 230 737
“Servicio:4” / “Entorno:2” / “Calidad/Precio:5” / “Comida:5”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *