Todas las entradas de Enrique

Tahití

Tahití

Situado en el centro de Santa Cruz (enfrente de la Plaza de Toros), el Tahití es un restaurante-cafetería con mucha historia para los comensales del centro de la capital. El local lleva la solera de 48 años sirviendo desayunos y comidas y es ampliamente conocido por muchos trabajadores del centro que se quedan a almorzar en la ciudad.

Juan Lorenzo, el hijo del primer dueño, lo atiende desde hace cinco años y ha propiciado una modernización que ha mejorado su calidad y su eficacia, sin perder el trato cercano y el concepto de casa de comidas sencilla.

¿Qué nos ofrece el Tahití? Pues básicamente comida casera y de calidad a precio razonable. El hecho de que muchos trabajadores vayan a almorzar allí a diario hace la que carta cambie cada día, con el fin de ofrecer, más que una gran diversidad, una variedad adecuada. La comida es casera, sabrosa y bastante abundante. Puede que haya sitios más baratos por la zona, pero si comes fuera cada día agradeces que el condumio salga de una cocina visible donde las salsas no son grasientas o las papas fritas no sean congeladas

Bubangos rellenos

El servicio, si bien puede estar un poco lento en horas puntas, va uniformado y es atento y amable. A la hora punta de las 14:30h puedes tener que esperar un raro, pero no más de 10 minutos. Además, es uno de esos sitios donde el camarero te puede decir “eso es mucha comida, mejor te pongo media ración” que se agradecen cuando te ponen el plato delante.

El Tahití cuenta con dos zonas diferenciadas, una zona de barra con espacio para unos cuarenta clientes, donde aparte de desayunos también se puede almorzar (especialmente útil si se va con prisas) y un comedor interior reformado no hace mucho con unas 15 mesas, que aunque es interior y suele estar hasta la bandera, es amplio y luminoso y cuenta con mobiliario nuevo. La comida sencilla y casera no tiene que ir siempre ligada a locales demasiado “añejos”.

Ropa Vieja

Entre los platos degustados, destacaría la rica ensalada Tahití, la espectacular ropa vieja y el sabor sano y casero de la mayoría de platos “regulares” (rancho, bubangos rellenos, atún en adobo, etc). Casi siempre cuentan con postres caseros que merecen la pena (rico el mousse de limón, estupendo el de chocolate) que van variando y sobre los que de cuando en cuando hacen variaciones que ofrecen familiarmente a los clientes.

El Tahití cuenta también con un servicio de comida para llevar, que muchos habituales aprovechan para llevarse la cena a casa.
Como curiosidad, el local es conocido también por vender los muy valorados puros palmeros Armas, hechos a mano, difíciles de conseguir en Tenerife.

En resumen, El Tahití nos ofrece un trato cercano y cordial, comida sana y casera y rapidez para desayunar y comer entre semana fuera de casa.

/>

Situación:Rambla de Santa Cruz, 70 (enfrente de Plaza de Toros) .
Teléfono:922 27 54 95. Abierto de 6h a 18h de lunes a sábado.
[usrlist “Servicio:4” “Entorno:3” “Calidad/Precio:4” “Comida:4”]

Rincón de Anaga

Fachada de Rincón de Anaga

Digan lo que digan en Tenerife no es fácil comer buen pescado a precios razonables. Por toda la costa de la isla encontramos multitud de establecimientos, chiringuitos y cofradías de pescadores (o sucedáneos) ofreciendo siempre pescado fresco y a menudo con locales “populares” (lo que puede significar tanto “lugar sencillo y con encanto” como “local cutre y mal atendido”). En ellos este redactor se ha sentido muchas veces como si jugara a la ruleta rusa. No hace mucho una cuenta en un local de San Andrés por una cena de cuatro personas era para llamar a la Guardia Civil.

Bandeja de pescado frito

Afortunadamente, con un poco de pericia se pueden encontrar establecimientos bien atendidos con pescado fresco, variedad de carta y precios adecuados. Uno de ellos es el Bar-Restaurante Rincón de Anaga, en Igueste de San Andrés. Se trata de un pequeño restaurante junto a la carretera que lleva a este pintoresco pueblo pesquero, apenas a 15 minutos de Santa Cruz.

El Rincón de Anaga es un local sencillo que, debido a lo limitado del espacio, obliga en las horas punta de fin de semana a esperar durante bastante tiempo o soportar las incomodidades de un local atestado de gente, así que lo más recomendable es ir temprano o a primera hora de la tarde, después de un baño en la playa de Igueste. Entre semana abre todos los días, excepto el martes, con horario amplio, por lo que es más fácil hacerse con una mesa junto a la ventana, que ofrece bellas vistas del mar.

Comida en Rincón de Anaga

El servicio es rápido y amable, sabe recomendar entre la buena oferta de pescado fresco, productos del mar (lapas, camarones, chocos, pulpos, etc) y los diversos platos de cocina canaria disponibles.

Destacar también la oferta en deliciosos postres caseros (el biscote de higo con chocolate caliente es genial) para un cierre perfecto tras los sabores del pescado y mojo.

Donde nadie puede superar al Rincón de Anaga es en los precios, considerablemente más baratos que en otros restaurantes de este tipo en la costa de Tenerife. Nada de cuentas exorbitadas o sorpresas. Por ejemplo unas papas arrugadas con mojo verde (un plato de acompañamiento esencial en un restaurante de pescado en Tenerife) cuesta 1,50€, un escaldón para dos personas 2,50, una ración de ropa vieja – casera, jugosa, sensacional – no llega a los 3,50€. La relación calidad / precio es sorprendente y permite darse un pequeño homenaje de entrantes y degustar un buen pescado sin miedo a que la cuenta nos obligue a hipotecarnos.

Bueno, con bellas vistas y barato (aunque algo estrecho), el Rincón de Anaga es un estupendo local para comer pescado o tomar una cerveza con vistas al mar, siempre que se eviten las horas de mayor afluencia.
Que lo disfruten.

Situación:Carretera de Igueste de San Andrés, S/n (curva de entrada al pueblo, a mano derecha)
Teléfono:922 599 000.
[usrlist “Servicio:4” “Entorno:2” “Calidad/Precio:4” “Comida:3”]

Café Ricatapa

Cartel del Ricatapa

Los que disfutamos de la cultura de la tapa en diversos lugares de la geografía española sabemos que esta tradición gastronómica es un invento maravilloso para compaginar ocio y buena comida. Una buena tarde-noche de tapas permite probar distintas exquisiteces en pequeñas raciones mientras se hace una ruta de local en local.

Por desgracia el «tapeo» no ha llegado a cuajar en Canarias, al menos como se entiende en la península. En los últimos años, eso sí, los distintos concursos de tapas organizados en Santa Cruz de Tenerife han ido acercando esta estupenda oferta a la isla y cada vez son más los locales que ofrecen no raciones o medias raciones ni el clásico tapeo sin novedad (ensaladilla, boquerones, croquetas, etc.), sino verdaderas tapas elaboradas, pequeñas proezas gastronómicas que pueden ser manjares, grandes experiencias para nuestro paladar.

Interior del Café Ricatapa

Afortunadamente podemos encontrar uno de estos locales en el centro de Santa Cruz, el Café Ricatapa. Ubicado en el Parque Bulevar de la capital, el local se encuentra en una de las zonas más animadas y abiertas de la ciudad, con un parking literalmente a treinta metros del local (aunque lo que apetece es acercarse caminando y disfrutar de la zona).

Delicias de pollo

El Ricatapa es un local amplio y cómodo, que cuenta con
una agradable terraza con toldos y un acogedor interior, cuidadosamente decorado, que cuenta con buena cantidad de mesas y una bonita barra de madera. Es un lugar atractivo, con aire acondicionado, prensa, carta variada y buen servicio, donde apetece comer con calma, tapear un rato o simplemente tomarse un café.

El personal está bien uniformado, es rápido y atento y, al contrario que en muchos establecimientos, conoce perfectamente la comida que está sirviendo, incluso la tapa más elaborada del menú.

Papas bravas

Aparte de su oferta de tapas individuales, el Café Ricatapa cuenta con un interesante menú degustación que permite probar alguno de los mejores platos (o tapas) de su repertorio, como la minihamburguesa gourmet, los originales Voladores (Premio 2003 del concurso de Tapas de Santa Cruz) o Crac (Premio 2004), ensalada mar y tierra (algo escasa, pero sabrosa) o la deliciosa milhojas de berenjena (con espinacas, bechamel, queso tierno y jamón serrano) que es un placer para degustar con calma. Además cuentan con diversas tapas complicadas de encontrar en la isla – bien preparadas –, como unos buenos mejillones tigres (deliciosos) o unos huevos estrellados de cierto renombre.

[usrlist “Servicio:4” “Entorno:2” “Calidad/Precio:4” “Comida:3”]
Carta de vinos del Café Ricatapa

El local cuenta además con una buena variedad de vinos (que podemos pedir por copas) y postres con precios bastante asequibles y que, un detalle que siempre me ha parecido fundamental para evitar sorpresas desagradables a la hora de pagar, los precios de todo están claramente visibles tanto en los tablones como en la carta.

El Café Ricapata también además diversas ofertas para desayunos y menús para el almuerzo (por 10,50€ incluyendo primero, segundo, postre, agua y café), lo que unido a sus amplios horarios le convierte en un local céntrico, versátil y adecuado para cualquier hora.

Pocas pegas se le pueden poner al local, salvo quizás que comparte baños con el Centro Comercial Bulevar y que probablemente muchos platos no son lo abundantes a los que se puede estar acostumbrados en el “tapeo” que se hace en la isla, pero hay que tener en cuenta que hablamos de algo diferente a lo que solemos encontrar en Santa Cruz. En el Ricatapa se pueden probar a precios razonables platos y tapas creativas, preparados con esmero y cariño en un entorno realmente agradable para el comensal. Un rincón santacrucero para disfrutar.

Situación: Centro Comercial Parque Bulevar, Calle Puerto Escondido, Santa Cruz de Tenerife.
Teléfono: 922 531 919.
[usrlist “Servicio:5” “Entorno:3” “Calidad/Precio:4” “Comida:4”]

La Playita

Fachada de La Playita

ATENCIÓN: este restaurante fue cerrado en algún momento del 2014
La Playita
(o Casa de Comida El Encuentro) es un restaurante popular, sencillo, de comida
casera con una interesante carta de platos canarios. O mejor dicho, una pizarra de platos, ya
que las viandas disponibles para el comensal están expuestas en una pizarra que va cambiando por días, manteniendo una base de platos inamovibles, y con una oferta bastante amplia (nada del: “sota, caballo y rey” del que no salen algunos guachinches).

 

Es una “casa de comidas” de comer bien y a un precio ajustado, con pocas filigranas pero
platos bien resueltos (y mediamente generosos), bastante conocida por gente del lugar.

 

El local es fácil de encontrar, en la Carretera de La Luz, a pocos minutos del casco de La
Orotava, en una zona tranquila y bien comunicada con la Autopista del Norte. El
interior del local es limpio, cómodo y sencillo. Uno de esos sitios donde la decoración
es lo de menos, ni los manteles de papel son ningún problema. Lo importante es el
condumio.
Interior del comedor

Y en este aspecto, el local es buen hallazgo. La carta ofrece entrantes interesantes
como el queso asado (bien presentado con el cuarteto mágico canario: mojo rojo, verde, gofio y miel de palma), ideal para los que no pueden decidirse.
Queso asado con mojo

Para acompañar, aparte de las papas sorpresa (con cierta fama) que anuncian en la
entrada como una de sus especialidades, podemos optar por tentaciones como el
pulpo con garbanzas (curioso, sin llegar a ser espectacular), ropa vieja, papas con carne
(deliciosas), carne fiesta, picar unos gueldes (que se supone que están prohibidos si
son de las islas, pero están disponibles en todas partes) o un cherne encebollado resuelto y generoso en cuya salsa untar un buen pan o unas papitas arrugadas hechas como dios manda.
Pulpo con garbanzas

Para terminar, hay unos cuantos postres caseros disponibles, aparte de helados varios.
Entre ellos hay que destacar el espectacular flan de chocolate y almendras. Sin muchas
ínfulas, es uno de los postres más ricos que he probado en cierto tiempo (y uno es
goloso).
Pulpo con garbanzas

El precio final, con tres refrescos, dos botellas de agua grandes, un postre y la
sensación de estar bien comidos y servidos (ambiente sencillo y familiar) fue de poco
más de 10 euros por cabeza, lo que sale a cuenta se mire como se mire.
En definitiva, un buen sitio donde probar platos típicos caseros con calidad, sencillez y
unos precios más que razonables. Estupendo para llevar a alguien a que pruebe un
poco de gastronomía autóctona sin acabar con agujeros en los bolsillos, y en un sitio
tranquilo y agradable.

¡Que lo disfruten!

 

Situación:Ctra. de la Luz, 18. Barrio de la Luz. La Orotava.

Teléfono: 922 330 723 .

[usrlist “Servicio:4” “Entorno:3” “Calidad/Precio:4” “Comida:3”]

Punto Criollo

Foto de la entrada de Punto Criollo

En las cercanías de la Iglesia de la Concepción, La Laguna tiene una amplia oferta de locales gastronómicos, que van desde el más simple bar con cuatro tapas, a algunos de los restaurantes más distinguidos de la ciudad.

Uno de estos locales laguneros destacables es la arepera Punto Criollo. Que no les engañe la sencillez de su entrada, no estamos ante un bar cualquiera. Cualquier lagunero de pro, conoce y ha visitado con frecuencia este pequeño local, que cuenta con más de 25 años de trayectoria y experiencia, famoso principalmente por sus arepas y el “gofio ensalsado”.
El Punto Criollo es uno de esos estupendos sitios que dan exactamente lo que ofrecen y donde es casi imposible salir decepcionado. El local tiene una carta muy amplia con numerosos platos de comida canaria e iberoamericana, así como bocadillos, cachapas y, sobre todo, una interminable lista de arepas entre las que cuesta elegir. Para los que disfrutamos (y preparamos) arepas, encontrar un sitio donde la masa esté bien preparada y la arepa en su justa medida de dorada y crujiente, no es tarea sencilla. El Punto Criollo es uno de los locales de Tenerife donde mejor preparan esta popular exquisitez de la cocina venezolana, sabiamente acompañada de guasacaca o mojos, con distintos puntos de picante (que los camareros, afortunadamente, siempre indican).

A modo de ejemplo, una de las arepas disponibles (e irresistible) es de tortilla, almogrote, soja y queso amarillo. Una combinación casi imposible que resulta un placer en una arepa crujiente.
Carta
La carne mechada o el pollo, dos de las típicas arepas, son sabrosas y están preparadas con cariño; otras como la pepiada, a mí entender las preparan más ricas en otras partes, pero la de aquí no está nada mal. Además, tanto los platos como las arepas son abundantes y tienen una interesante oferta de arepas vegetarianas. Es un sitio para comer bien y salir completamente saciado (pero no pidas esferificaciones, que no tienen).

Gofio Ensalsado

Pero sin duda la especialidad de la casa es el célebre “Gofio Ensalsado”, invención de la casa, un plato sabroso y contundente que merece la pena probar. Se trata de una especie de variación del clásico escaldón canario, a base de las salsas sobrantes de cocinar varios pescados y pulpos, añadiendo cebolla y gofio y removiendo a conciencia. El resultado es un aparente escaldón de sabor intenso, compacto y con un suave matiz a pescado, que con un poco de mojo para acompañar es algo irresistible. Aviso que normalmente a los visitantes foráneos más remilgados hay que insistirles a que lo prueben porque su aspecto (como el del escaldón) es un poco tosco y no deja de parecer una papilla. Pero todos sabemos el manjar que suponen estas especialidades canarias.

Arepas varias

A la hora de pedir tengan en cuenta que media ración pueda casi contentar a dos comensales, junto a alguna arepa u otro plato. No pierdan la cabeza ante la gran oferta de la carta o se quedará mucha comida en la mesa (y eso es pecado). Aparte de la comida, hay que indicar que el local es pequeño, pero cómodo y tiene un servicio rápido y amable. Aparte de una decoración de sitio popular, normalmente suenan puntos cubanos y se crea un ambiente agradable. Los precios son bastante razonables, especialmente teniendo en cuenta lo sabroso y abundante de la comida servida.

Como conclusión, El Punto Criollo es un auténtico valor seguro que no por nada lleva más de veinticinco años sirviendo comidas y al que además se puede repetir con cierta frecuencia (si una dieta no lo impide) gracias a lo amplio de su carta y a ese estupendo gofio ensalsado, único en su especie. Un sitio para no perderse.

Situación:Calle El Tizón, 6. La Laguna.
Teléfono: 922 25 70 07.
[usrlist “Servicio:4” “Entorno:2” “Calidad/Precio:4” “Comida:4”]